La biblioteca de los libros rechazados




Ficha técnica:

Autor: David Foenkinos
Título: “La biblioteca de los libros rechazados”
Título original: “Le Mystére Henri Pick”
Traductor: Mª Teresa Gallego y Amaya García Gallego
Editorial: Alfaguara
Encuadernación: Tapa blanda
Págs: 289
Imagen de la cubierta: Alicia Arias
ISBN: 978-84-204-2637-2+
megustaleer.com
alfaguara.com

“Esta biblioteca es peligrosa.”
(Ersnt Cassirer, en referencia a la biblioteca Warburg)

Argumento:

       De vacaciones en la localidad bretona de Crozon, la joven editora Delphine y su marido escritor, visitan una peculiar biblioteca que alberga los libros rechazados por las editoriales. Allí encuentran una obra maestra: “Las últimas horas de una historia de amor”, novela escrita por un tal Henri Pick, fallecido dos años antes. 


       Pick regentaba una pizzería junto a su viuda Madeleine, y según ella nunca leyó un solo libro y mucho menos  escribió nada que no fuera la lista de la compra. ¿Tenía  el autor una vida secreta? Rodeado de un gran misterio, el libro triunfa en las librerías, provoca el boom editorial de los manuscritos rechazados y cambia el destino de muchas personas, como el de Jean-Michel Rouche, un obstinado crítico literario que duda de la versión oficial de los hechos, convencido de que se trata de un elaborado plan de marketing.
La Editorial.






David Foenkinos

       Nació en París en 1974. Licenciado en Letras por la Universidad de la Sorbona, recibió también una sólida formación como músico de jazz. Entre sus novelas, acogidas con entusiasmo por los lectores y la crítica en todo el mundo, destacan “El potencial erótico de mi mujer (Premio Roger-Nimier 2004), En caso de felicidad (2004), Los recuerdos (2011), Estoy mucho mejor (2013) y, sobre todo La delicadeza (2009), Merecedora de diez galardones, entre ellos el de los Lectores de Le Telégramme, el An Avel o el 7éme Art, también fue finalista de los premios literaritos más pretigiosos en Francia, como el Goncourt, (lamento decir, y ya sé que me repito mucho que en cuestión de premios tenemos bastante que aprender de nuestros vecinos franceses) el Renaudot, el Médicis, el Femina o el Interallié, (es que los tiene prácticamente todos, por algo será) y posteriormente fue llevada al cine por el propio autor y su hermano Stéphane.



       En 2010 Foenkinos, melómano y fan incondicional de John Lennon, decidió publicar una singular biografía novelada: Lennon (Alfaguara, 2014.) En 2015 fue galardonado con los premios Renaudot y Goncourt des Lycéens por Charlotte, un libro único que rescató del olvido a la pintora Charlotte Salomon. La historia que estoy reseñando es su última novela.
(Las apostillas como siempre, son mías)
Alfaguara

       ¿A quién no le han rechazado un manuscrito? No me considero un “letraherido”, pero Camino de Perdición, a unas pocas millas de Memphis, lo rechazaron varias veces, (tanto las grandes como las pequeñas) hasta que al final una editorial muy loca decidió sacarlo para adelante editándolo. (No debían de estar en su sano juicio.)

En este mundo nuestro, ‘tan loco y maravilloso a la  vez’, nos encontramos con personajes de todas las clases, (cuidadín, no es que pretenda encasillar a nadie.) Los hay que escriben para sí mismos, (aclararos que cuando comento esto no estoy hablando de un afán ególatra) para su propio placer, otros para aumentar su pequeño ego personal, (pude hacerlo) y de esta forma por fin ser leídos, buscando un pequeño reconocimiento, por muy efímero que sea, (un poco de miel que llevarse a la boca, con todo el derecho del mundo) algunos les gustaría ver su obra en las estanterías de las bibliotecas…, en fin hay para todos los gustos. Ahora bien, de una cosa puedo estar seguro, que todos, absolutamente todos padecemos de la gravísima enfermedad de la grafomanía, de la cual no pretendemos ser curados, (y que a nadie se le ocurra hacerlo, ya que es peor el remedio que la enfermedad.)




Mencionando esto me ha venido a la memoria unas palabras de Leopoldo M. Panero, que más o menos decían así: “Yo no quiero abandonar/dejar esta locura que me invade. Más bien todo lo contrario, quiero atraer a la gente hacía la misma para que nunca salgan de ella.” A lo que yo añado, si no entramos en ‘su locura’ iremos derechos al frenopático pasando antes por Carnaby Street.

Los lectores siempre se encuentran a sí mismos, de una forma u otra, en un libro. Leer es un estímulo completamente egotista. Buscamos inconscientemente lo que nos dice algo. Por muy estrambóticas o improbables que sean las historias que los escritores crean, siempre habrá lectores que les dirán: “¡Increíble! “¡Ha escrito usted mi vida!”
(pág. 77)

       Para remediar otro tipo de males, de esos que suelen afectar a lo más profundo del alma, como es la aceptación de ‘el no ser leído’ un hombre ejemplar, Jean Pierre Gourvec, tal vez un loco para unos y un héroe para otros, crea la simpar biblioteca de los libros rechazados en un pueblecito de la Bretaña francesa llamado Crozon, en imitación a otra que ya existía pero al otro lado del charco la Brautigan Library que se encuentra en Vancouver (Washington), muy lejana de su querida Bretaña, por tanto su idea era hacer algo más cercano, para que todos aquellos que quisieran deshacerse de su manuscrito pudieran hacerlo más fácilmente, sin la necesidad de desplazarse tantos miles de kilómetros, y dejando su querido u odiado manuscrito en un recóndito sitio, lejano del lugar de residencia habitual.




A veces pasaba por delante de una librería, y siempre le resultaba igual de agrio. Entraba en ese sitio que se supone deprime a todo aquel que haya publicado una novela y se lastimaba buscando su libro… Solo andaba buscando una prueba de que existía, porque la duda lo atenazaba. ¿De veras había publicado un libro? Necesitaba que la realidad le diera un mordisco para estar seguro.
(págs. 86-87)

       Un alegato a los ‘letraheridos’, a todos aquellos que luchan por conseguir un premio, que se dejan las pestañas día tras día en mejorar su historia, puliéndola cada vez más y mejor, viendo que su sueño se hace realidad, como es ver publicado ese libro, (aunque sea con suerte dispar) eso ya es otra historia… en donde podemos encontrarnos con el escritor que publica en una gran editorial y fracasa, frente al excelente escritor desconocido del gran público que se cree un fracasado porque no le han publicado nada, pero si un día te molestas en conocerlo, tendrás delante de tus narices a un fenomenal escritor. ¿Conocerás por casualidad algún caso? Recuerda, las bibliotecas suelen ser lugares muy interesantes en donde realizar hermosos descubrimientos. 

La vida tiene una dimensión interior, con historias que no se materializan en la realidad, pero que no por ello dejamos de vivir.
(pág. 274)

“¿Cuál es la relación que mantienes con todos los libros que has leído?”


lapiedradesisifo




Comentarios

  1. Ni perdidos, ni rechazados. Simplemente olvidados.

    ResponderEliminar
  2. Hay que dar oportunidad a todo el mundo para que de esta forma demuestren su valía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, pero tenemos que entender que las editoriales arriesgan sus dineros con autores totalmente desconocidos, de ahí que vayan con tanto "tiento".

      Eliminar
    2. ¿Tú crees? Si haces una encuesta puedes llevarte una sorpresa.

      Eliminar
    3. Hay grandes autores con mucho éxito en su país y sin embargo son desconocidos para el resto del mundo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Boris Pilniak

Una de concursos

Helena o el mar del verano

El signo del gato

La mala educación

Osip Mandelstam (el epigrama contra Stalin)