Lidia Chukovskaya

Paseando por Rusia VIII:


Amanuense: Es decir secretario, un esclavo a la mano, (dicho todo esto en plan cultista.) También es un copista o todo aquel que reproduce libros a mano, si lo queréis decir de otra manera, "a pelo". En resumidas cuentas, un verdadero currante de las letras, de la grafomanía, pero siempre muy dedicado y apasionado por su trabajo...


Cortesía de Kate Sharpley Library
Lidia Chukovskaya

   Seguimos con todos aquellos hombres y mujeres que trabajaron en “silencio”, que fueron currantes hasta la saciedad en la clandestinidad, sin miedo, y sufriendo en “silencio” las grandes purgas políticas de su época, que les tocó vivir durante su resignada existencia en un país como Rusia, donde el arte era utilizado con fines políticos.

    Lidia Chukosvkaya es conocida por muchas cosas, no solo por ser la amanuense de otra gran poetisa del “silencio” como era Anna Ajmátova, sino también por defender a los grandes disidentes rusos  como Sajarov. Cuando estaba sufriendo condena a trabajos forzados en uno de los terribles gulags esparcidos por Rusia escribió “Sofia Petrovna”, su gran obra, que como ocurría siempre o casi siempre en estos casos, no fue publicada en su país  hasta pasados 50 años, (alguna generación, por no decir varias, se quedó sin disfrutar de su lectura, “mierda de política y de políticos”, no puede haber cosa peor, ¡fantástico! deben de estar muy contentos por tan fabuloso éxito…)


 Con permiso de Errata Naturae
erratanaturae

Por su labor, fue galardonada con el Premio Andrei Sajarov en 1998.




Comentarios

  1. Sigues con tu Rusia, y que el arte pertenece al pueblo.

    ResponderEliminar
  2. Es una época maldita para las artes, una época donde se trabajaba en "silencio", se sufría en "silencio" y todas las obras, sean de la disciplina que sean, eran en "silencio"...pero nunca lograron callarles.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Michael Bond: (El oso Paddington)

Elizaveta Voronyanskaya

La biblioteca de los libros rechazados

El motel del voyeur

El enigma del cuatro