UN LIBRO ABIERTO EN BLANCO ES UNA MARAVILLOSA EXPERIENCIA, DONDE PODER CONTAR TUS AVENTURAS, VIVENCIAS Y PENSAMIENTOS... (La imágen es una cortesía de oscarperdomoleon.com)

"SIEMPRE ESTAMOS ESCRIBIENDO EN EL LIBRO DE LA VIDA."

"En Egipto se llamaban a las bibliotecas el tesoro de los remedios del alma. En efecto, curábase en ellas de la ignorancia, la más peligrosa de las enfermedades y el origen de todas las demás". Jaques Benigne
Bossuet (1627-1704) Clérigo católico francés y escritor.

"He buscado el sosiego en todas partes, y sólo lo he encontrado sentado en un rincón apartado, con un libro en las manos". Thomas de Kempis (1380-1471) Teólogo alemán.

lunes, 20 de marzo de 2017

Aleksandr Solzhenitsyn



Paseando por Rusia VI:


Este escritor ruso fue Premio Nobel de Literatura en 1970. Es un gran conocedor de los famosos Gulags rusos, (los campos de trabajos forzados de la Unión Soviética, en donde iban destinados todos aquellos que no eran muy “simpáticos” al régimen) digo lo de conocedor porque él fue uno de tantos que ayudó a construirlos.

Como “el arte no pertenece al arte, sino más bien al pueblo”, cansinas palabras de V.I. Lenin, y cansinas también por mi parte, ya que llevo unas cuantas entradas mencionándola, sus trabajos pasaron por la criba del gran aparato mecánico del partido, que buscaba otra cosa, ya me entendéis, “que les pusieran de guapos para arriba, y les donasen la píldora un día sí y el otro también”, pero eso no pudo ser posible. Consiguieron el efecto contrario, que toda su obra alcanzase gran notoriedad. Unos claros ejemplos son los siguientes:



Archipiélago Gulag.
Un día en la vida de Iván Denísovich.
Pabellón del cáncer.




       El Kremlin se debió quedar de piedra cuando se enteró que al señor Aleksandr Solzhenitsyn le habían concedido el Premio Nobel de Literatura. Estoy seguro, y esto no es ninguna crítica  por mi parte, de que si hubiera hecho caso a los políticos de turno jamás le hubieran otorgado semejante galardón.

       ¿Ironías del destino? Un tío que estudia matemáticas y física alcanza el máximo premio que aspira un hombre de letras en la tierra. Viendo esto y midiendo sobre 1,67 cm de altura, todavía puedo aspirar  a ser el máximo reboteador en alguna de las ligas más puntales del baloncesto mundial.

      Leyendo sobre su vida me recordó a diferentes personajes novelescos de Jack London o incluso Julio Verne. Ten cuidado con lo que escribes, porque te pueden “pillar en un renuncio” y pagar las consecuencias. Fue enviado al “hoyo” al “sucu” (como decimos por estas tierras astures) solo por decir, por escribir a un amigo cómo vivían los campesinos que no pertenecían a la “Gran Rusia”.

 No contaré aquí el “rollo patatero” ese de todo lo que escribió, pero sí voy a tener en cuenta en lo que se inspiró. Ahí va un detalle, una muestra. Bajo mi entender en aquella época Rusia era un país de locos, ya que enviaba a sus soldados a defender sus fronteras, a salir victoriosos en esa maldita guerra en la que se hallaban metidos, para después sin ningún miramiento juzgar a esos mismos soldados, que lo han dado todo por su patria, por haber confraternizado con el enemigo, o por tener un mínimo contacto con él/ellos. ¿Tenían miedo de que les dijeran la verdad? –“Nosotros seremos los malos, pero vuestros políticos gobiernan de forma dictatorial a su pueblo”.- Tomando en cuenta estas palabras, todo lo sucedido, sacó la inspiración para su primera novela “El círculo rojo”.

     Después más o menos durante una pequeña época le vino todo rodado, gracias un artículo publicado en la revista literaria rusa, la de máxima tirada “Novy Nin” con la historia: “Un día en la vida de Iván Denísovich”, un relato que se convirtió en best-seller, aunque luego más tarde lo prohibieron. (No hay quien los entienda…)

       La KGB intentó varias veces confiscar sus escritos, bastantes de ellos con éxito, aunque algunos ya se encontraban bien difundidos por todo el país.



    Da igual que lo expulsaran de la Unión de Escritores Soviéticos, a cambio consiguió el Nobel. Tras la publicación de “Archipiélago Gulag” es expulsado de la URSS y deportado a la antigua RFA, República Federal de Alemania, y además le privaron de ser un ciudadano soviético.

     Con los nuevos aires de apertura, y una vez recuperada su ciudadanía rusa, regresa su país en 1994, donde se le dieron todos los honores que en el pasado le habían sido negados, pero hasta el final de sus días jamás abandonó ese pensamiento crítico sobre Rusia. 









domingo, 12 de marzo de 2017

Mijaíl Bulgákov



Paseando por Rusia V: 
    
Respondía al nombre de Mijaíl, y fue un escritor y dramaturgo soviético que vivió (como pudo) en la primera mitad del S.XX. “El maestro y Margarita” es su obra más conocida. Nació en Ucrania cuando este denostado país pertenecía a lo que antes era conocido como el “Gran Imperio Ruso”, conociendo épocas muy buenas y otra que… no tanto.

     A pesar de estudiar medicina siempre tuvo vocación por la literatura, demostrándolo desde bien pequeño. Vivió la I G.M. en primera línea de fuego como voluntario de la Cruz Roja, y fue herido que se sepa hasta dos veces.




    Este hombre supo lo que era ser enterrado en vida, pues su oposición al sistema de Stalin y todos sus secuaces le trajo bastantes problemas, ya que se mostraba contrario a los métodos utilizados por el régimen político en el cual no tuvo más remedio que vivir. Daba igual lo que escribiera, daba igual lo que pensara, al régimen del “Hombre de Hierro”, uno de los mayores dictadores de la historia, le había señalado con el dedo para silenciarle por siempre jamás. ¿Qué se podía hacer ante tal situación?

   Con mucho valor por su parte decidió escribir una carta al máximo mandamás de los soviets, más o menos decía así. Con valentía declaró lo siguiente:

“Hace diez años que comencé a desempeñar mi trabajo literario en la URSS… A medida que he ido sacando a la luz mis trabajos, la crítica en la Unión Soviética me ha ido prestando cada vez más atención; con todo, ninguna de mis obras, ya se trate en prosa, ya de obras de teatro, ha recibido jamás en ninguna parte juicio aprobatorio alguno; por el contrario, cuanta mayor notoriedad adquiría mi nombre  en la URSS y en el extranjero, más virulentas se hacían las críticas de la prensa, hasta adquirir finalmente el carácter de injurias desenfrenadas… Mis fuerzas se han agotado… Llevado hasta la depresión nerviosa, me dirijo a usted y le pido que interceda ante el gobierno de la Unión Soviética PARA QUE ME EXPULSE DE LA URSS JUNTO CON MI ESPOSA…”

(Esta última frase fue escrita en mayúscula, supongo que para dar mayor énfasis a la misma.)

 (Elena Sergeevna Shilovskaya - tercera esposa de Bulgákov)

    El tirano, como era de suponer reaccionó a su manera; te llamo, te ilusiono y luego por mi parte te puedes ir a freír espárragos. “Enterrado vivo”, ignorado vivo y sin dinero. Así es mi Rusia y aquí es donde debes de vivir mientras yo lleve el bastón de mando. Menos mal amigo Stalin que apreciabas las artes escénicas que si no… Bulgákov sobrevivió a todo eso. En 1940 ciego a causa de su enfermedad le dijo a su mujer: “Lo único que siento es que nadie vaya a leer mis libros”.

Mijaíl Bulgákov fue un gran defensor de la libertad.
Algunos comentan que fue un auténtico outsider de la literatura rusa,  yo más bien deseo denominarle de otra forma, algo que para mí pega más con la vida que llevó, y con todo aquello que tuvo que aguantar, Bulgákov es un auténtico outlaw del régimen y de la literatura de los soviets de su tiempo.

(Casa de Mijaíl  Bulgákov en Kiev, ahora convertida en museo)

Si tenéis ánimo y os gusta la literatura rusa, ya sabéis aquí hay material suficiente para pasar un buen rato y no sentirse defraudado. Felices lecturas y… a la caza de buenos libros para vuestra biblioteca.

      

       

domingo, 5 de marzo de 2017

Vieja escuela





Ficha técnica:

Autor: Tobias Wolff
Título: “Vieja escuela”
Título original: “Old school”
Editorial: Alfaguara
Colección: Alfaguara Literautas
Traducción: Mariano Antolín Rato
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788420466576
Año 1ª edición: 2005
Págs. 264


   Según comenta Martín Piedra en Literautas.com, referente al autor de esta obra, y cito textualmente: Los cuentos que escribe, porque es un excelente cuentista nos muestra el alma de la gente normal, la gente que no llega a fin de mes, la que compra un coche a plazos. O relatos sobre la infancia o la “Guerra del Vietnam”, dos verdaderas obsesiones del autor. Y todos sean de la temática que sean están impregnados de un humor peculiar y subterráneo. 

   Por eso me gusta este autor, (y ahora estoy hablando yo) porque escribe sobre esa gente normal, que quiere o tiene un trabajo normal, y cuando llega el fin de mes como es natural también recibe un sueldo normal, dicho de otra forma:

Alguien que te quiere
Alguien a quien querer
Y llegar a fin de mes…


   Esta obra es su primera novela, y aclarar antes una cosa según palabras del mismo autor, “no es autobiográfica”. En ella nos encontramos con un colegio bien, de niños bien, y en donde se dan materias y actividades bien, pero en esa renombrada institución, estudian un pequeño grupo  de alumnos becados, entre quien está incluido el narrador de la historia. Corría la época del glorificado Presidente Kennedy, tan idolatrado por todos. Tiempos felices, tiempos bonitos, donde lo americano era más americano que nunca.

   Cuando parece, cuando el lector cree que el libro pierde intensidad, (sí, ya sé que es muy difícil mantener esa tensión que tanto nos gusta durante mucho tiempo,) la historia llega a ese momento, a ese punto donde recupera su ritmo, aumentado esa energía que hace engancharse más aún a su lectura, poco a poco, sin soltar el libro, y esto es debido a que el protagonista, el personaje que comenta esta historia da con un maravilloso relato y… sucede todo el desenlace de la historia que nos traemos entre manos.



   Envidias, egos, ilusiones y desilusiones, sentimientos cruzados, en fin una serie de matices que hace que no abandonemos el libro hasta el  final.

Atención spoiler: (Taparos ojos y oídos) El libro tiene dos partes bien diferenciadas. La primera es la que nos narra el día a día de todo lo que acaece en la elitista escuela, y la segunda lo que le sucede al narrador (contador) de la historia desde su expulsión del centro escolar (perdonarme por tan “grandioso spoiler”, no tenía más remedio) hasta el final del libro.

   ¿Es toda nuestra vida una mentira? ¿Creamos una mentira de nuestra vida para que nos vaya mejor? ¿Es tan importante la mentira en nuestras vidas? Y para finalizar ¿Qué pasaría con nuestra vida si al final nos pillan en “un renuncio”?

   Una cuestión más. La historia me gustó en su totalidad, pero pienso que hay partes en las que se entretiene más de la cuenta, y en otras en que pasa de largo. Espero que sepáis entender las siguientes palabras: “Es una historia americana, con personajes y escritores muy americanos, junto a un escritor muy orgulloso de lo que es (americano), que ama la literatura de su país. ¿Debemos de leer el libro desde su punto de vista, o desde nuestra visión del mundo mucho más europeizada? 



Ernest Miller Hemingway
(Premio Nobel de Literatura - 1954)

   El argumento del libro me atrajo, (quizás sería porque en mi interior quería rememorar mis antiguos días de estudiante), llamando mi atención desde el primer instante, uno ya empieza a estar cansado de esos novelones, de esas tan manidas historias muy americanas, que se desarrollan en esos "colleges" y universidades de primerísima fila donde todos quieren ser la estrella del equipo de fútbol, donde todos son guapos o muy guapos, y donde estos grandes entes educativos “pierden el culo” por fichar a esas estrellas deportivas que darán más fama aún a estas orgullosísimas universidades, pero en este caso sucede todo lo contrario. Ellos se vanaglorian de su vocación literaria, de su reconocido seminario, de la afición que tienen muchos de sus estudiantes por la literatura, de su concurso literario, en donde es invitado una gran estrella del momento, o ese gran escritor consagrado, sobrado de premios, lleno de ego, de rarezas, sobrado de fama, y de renombre, pero sobre todo presumen de...su elitismo, del cual se enorgullecen. Su verdadero orgullo son sus verdaderas ganas de mostrar al mundo la realidad de las letras, la realidad de la literatura, de las que son unos auténticos enamorados. Una mezcla entre realidad y ficción. Una lucha por mostrar y esconder nuestro verdadero ser, nuestro verdadero yo.


Enciclopedia Británica
Ayn Rand (Alisa Zinovievna 1905 - 1982)

Me había pasado la mayor parte del fin de semana encerrado, tratando de terminar mi poema para el concurso.
(Pag.51)

Aquella noche empecé un poema nuevo. Fue el incendio lo que me puso en marcha.
(Pag.55)

La llegada al centro de la escritora Ayn Rand y su libro "El Manantial" lo descontrola todo. (Tranquilos que no vamos hacer ningún tipo de spoiler.) A esta escritora parece que no le gusta ningún autor americano, bajándolos de su pedestal.
¿Quién es John Galt?
(Pag. 126)

Su asco resultaba aplastante...aquello era un asco espiritual..
Su repugnancia era tan manifiesta como la de los niños...
(Pag.129)

El personaje de la escritora Ayn Rand, que visita el “college” durante las jornadas literarias que habían dado paso al concurso, da para mucho, para muchas hojas, pero no puedo adelantar acontecimientos.

Pero cuando llega Hemingway todo cambia, todo se transforma y se revoluciona, ocurriendo que la gran mayoría de los alumnos pertenezcan o no al seminario de literatura quieran presentarse al dichoso concurso, y el ganador pueda pasar unos minutos a solas con el genial escritor. Un premio irresistible para estos alumnos, que ven la ocasión como irrepetible.
Tobias Wolff:

   Ganador del premio Pen/Faulkner, es autor de las novelas autobiográficas "Vida de este chico" y "En el ejército del faraón", los libros de cuentos " De regreso al mundo", "La noche en cuestión", y " Cazadores en la nieve, y la novela corta "Ladrón de cuarteles", todos ellos publicados en Alfaguara.

Colabora habitualmente en The New Yorker, The Atlantic, Harper's y otras revistas y periódicos literarios. Es uno de los escritores norteamericanos más leídos y con mayor prestigio de nuestro tiempo. “Vieja escuela” ha sido finalista, entre otros del National  Book  Critics  Circle Award y ha recibido el Northen California Boom Award. Es profesor en la Universidad de Stanford, y vive con su familia en California.
(La editorial)

   Si por alguna razón veis este libro en el escaparate de cualquier librería, en los estantes de vuestra biblioteca municipal, te lo encuentras en un banco de la calle porque un despistado se le ha olvidado, en un catálogo, o si te lo regalan por cualquier asunto, festejo o lo que cuadre, ¡enhorabuena! Ha caído en tus manos un buen libro, siéntate a leerlo en la primera ocasión que se presente, y te darás cuenta que no has perdido el tiempo en todos esos momentos en los cuales tú le has dedicado una parte importante de tu vida, aquella en la que estás efectuando una de las acciones que más te gusta cómo es leer, estar enfrascado, ensimismado en perderte línea a línea en una de esas maravillosas historias que siempre nos dejarán un buen sabor de boca.









miércoles, 22 de febrero de 2017

Dolmatovsky



Paseando por Rusia IV:


(Esta página está en inglés)


  Este poeta y letrista de canciones populares rusas, que responde al nombre de Yevgeniy  (1915-1994) me ha creado algunos a la hora de escribir este post, esta entrada porque puedo ver al hombre, a la persona desde dos puntos de vista totalmente diferentes. Me explico:

1.  ¿Sirvió y creó a plena conciencia toda su obra sin ningún tipo de ataduras sabiendo todo lo que hacía, creyendo en aquello que escribía? ¿Eran sinceros y leales todos sus sentimientos?

2.  Viendo los tiempos tan críticos y difíciles en los cuáles le tocó vivir, momentos de pijamas bajo la ropa, maletas preparadas teniendo la creencia de que nunca jamás regresaría para estar con sus seres queridos, y el simple hecho de que había que VIVIR, ¿sacrificó todo su arte en servir a un régimen dictatorial que muchas veces pedía lo imposible a sus súbditos? Digo bien, súbditos, los cuales les servían con la máxima obediencia.



   Yo creo más bien en el segundo caso y lo hizo muy bien, componiendo y creando canciones que llegaron a ser muy populares entre el pueblo, alcanzando el reconocimiento del mismo, y sobre todo del siempre presente “tenebroso Politburó”, que supo agradecérselo, otorgándole seis veces los Premios Stalin, y la Orden de Lenin a intervalos regulares de diez años; 1946, 1956, 1966.

Entre sus obras más conocidas podemos destacar las siguientes:

“Anhelo de la Patria” – Con música de Shostákovich (1948)

El tema musical de la película “Balada de Siberia”.

Otro tema musical más…”Encuentro en el Elba”.

“Canto en los bosques” – Con música del compositor ruso (obviamente) Shostákovich – Opus 48 (1949)

“La Patria escucha” – También con Shostákovich. Esta canción es de “Cuatro canciones sobre versos de Dolmatovsky”, para voz, coro sin palabras y piano – Opus 86 (1951) Archiconocida en toda Rusia porque la cantó el astronauta Yuri Gagarin cuando lo lanzaron de un “pepinazo” al espacio exterior, y la cantó mientras daba vueltas a la tierra como primer hombre en el espacio. (Si hay marcianitos allí arriba, sería lo primero que escucharon.)
¿Qué eran esos Premios Stalin con los que fue reconocido por su Gobierno, por su gran labor hacia su política totalitaria?
Hagamos un poco de historia…

   Estos premios, con un nombre muy rimbombante – “Premio Estatal de la Unión Soviética”, (Premios Stalin); se concedían en cinco ramas bien diferenciadas, que eran: Ciencias, Matemáticas, Literatura, Artes y Arquitectura.

   Se establecieron en la fecha de 9 de septiembre de 1966, siendo en su tiempo el principal honor que concedía la Unión Soviética, y que no debemos de confundir con otros premios muy parecidos que eran los Lenin (cuidadín con eso), y estos galardones, me refiero a los Stalin tienen su “miga”, porque se concedieron entre los años 1941 a 1954, pero como llegó la desestalinización (menuda palabra), y el mal culto a la personalidad que se practicó en el país mientras vivía el dictador del bigote, se decidió toda referencia a estos premios fue borrada de un plumazo, vamos que… borrón y cuenta nueva, pasándose a llamar “Premios Estatales de la Unión Soviética”. A los mandamases del momento se les ocurre la feliz y genial idea de solicitarles la devolución del premio, (¡menudo marrón!) a fin de entregarles el nuevo Premio del Estado de la URSS.

   Como si fuéramos al “cole” se entregaban en las categorías comentadas al principio de este punto pero con categorías, es decir, primera, segunda y tercera (así sabríamos quien era el más listo de la clase), perdón de la categoría (o los que más gustaban a los señores dirigentes del momento.) Esto no termina aquí, así de esta guisa, lo mejor llega ahora, ya que cada república soviética tenía sus propios premios, que eran muy parecidos a los que otorgaba el Comité Central. Los premios tomaban los nombres de los artistas o escritores, o lo que fuera más insignes de la susodicha república para su denominación oficial. Sin ánimo de ofender, y que a nadie le parezca mal como hacemos hoy día en las diferentes Comunidades Autónomas que forman nuestro singular país. No hemos creado nada, vamos, ya sabéis que todo está ideado, tan solo hay que dar unos toques con la idiosincrasia de cada uno de nosotros. Sí el día de nuestras autonomía el gobierno del Principado de Asturias me concede el galardón digamos que… “La Chueca Plateada” o la gran “Madreña de Oro”, junto con el “Asturiano Cantarín” que son tres premios importantísimos tener bien claro que yo no los voy a rechazar, vamos, con lo que voy a presumir después. Los estoy esperando con los brazos abiertos, y ¡me da igual cual sea el primero que me dan!


Sellos conmemorativos de los Premios Lenin y Stalin

   Ahora bien, como no me puedo aguantar, me gustaría hacer una de esas largas preguntas que a veces se me ocurren. ¿En tiempos de Stalin, en los de “el culto a la personalidad”, si este era georgiano cómo actuaba esta república? ¿Duplicaba los premios…?

   Interiormente no sé cómo se sentiría el señor Dolmatovsky al recibir tanto premio. Seguro que sus verdaderas impresiones se las guardaría para sí mismo, o para ese cuarto de las blasfemias que todos tenemos escondido en nuestra casa, y que es para uso particular nuestro. Siendo muy osado y una vez efectuadas las salutaciones de rigor, supongo que se acordaría de la familia de más de uno en “fila india”, y en el más de los absolutos silencios.

   Para finalizar pienso muy particularmente por mi parte que fueron unos Premios Nobel o Princesa de Asturias muy “a la rusa”, al sentirse tan apartados del mundo, de un mundo a los que ellos dieron la espalda, y a aun mundo que apartaron de sus artistas más geniales en beneficio del poder, en beneficio de esa frase que tanto repito esta temporada y que vais a odiar tanto como yo.

“El arte pertenece al pueblo, el arte nunca pertenecerá al arte”
(Más o menos es así -  V.I. Lenin)
En este aspecto, y sin ganas de crearme ninguna polémica me gustaría decirte que “estabas mejor callado”.




martes, 14 de febrero de 2017

Anna Ajmátova (La musa del llanto)



Kuzma Petrov Vodkin (Retrato de Anna Akhmatova 1922)


Paseando por Rusia III:

       La triple A (Anna Andréyevna Ajmátova), de soltera Gorenko, solo falta un nombre para completar un quinteto de la selección rusa de baloncesto. Bromas aparte, ella es una de las más destacadas poetas rusas. Al lado de otros dos grandes  poetas, como eran Nikolai Gumiliov y Ósip Mandelshton llegaron a ser las figuras más representativas del “Acmeismo” de la Edad de Plata de la gran literatura rusa.

      Ella que estuvo casada con Gumiliov fue silenciada durante muchos años por el régimen soviético, (maldito seas Stalin, digo todo esto por la lata que estoy dando esta temporada gracias a esa frasecita de Lenín que tanto le gustaba al amigo mandamás del bigotón: “El arte pertenece al pueblo, y no a la cultura”, castrando, matando y asesinando, el arte, la cultura y los artistas de su país), ya que fue acusada de traición, y como es/era natural la deportaron. (Una forma muy artera de asesinar en silencio a alguien, la “desaparecieron”, como hicieron con muchos otros.)

Anna Ajmátova junto a su hijo Lev Gumiliov

      Que mujer, todo sapiencia, todo conocimiento, leyendo siempre en “versión original”, permitirme esta expresión y sobre todo (lo mejor), una gran e incansable lectora. ¿Se puede pedir más? A pesar de todo, con tantas circunstancias adversas sacaba tiempo para escribir.

       Su hijo Lev Gumiliov fue acusado de terrorismo, durante la época de los años treinta del siglo pasado, cuando Nadiezhda Allilúieva, esposa de Stalin se suicidara.  Había una compleja relación madre-hijo, y su marido Nikolai Gumiliov fue fusilado. Además su hijo fue muy injusto con su madre. Esto parece un programa de chafardeo de una de las “cadenas alegres” que tanto predominan este país de pandereta, cuna del “casporreo” mundial. Recordar que a medio mundo siempre le gustó criticar al otro medio, y aquí es el deporte nacional, un lugar en donde la cultura siempre brilla por su ausencia, “pan y circo” para el pueblo, de esta forma pensarán que estamos más contentos, pero nosotros siempre seremos algo más que el “populacho”.

Requien

En los terribles años de Yezhov hice cola delante de las cárceles de Leningrado. Una vez alguien me reconoció. Entonces una mujer que estaba detrás de mí, con los labios azulados, que naturalmente nunca había oído mi nombre, despertó del entumecimiento que era habitual en todas nosotras, y me susurró al oído (ya que allí todas hablábamos en voz baja) ¿Usted puede describir esto? Y yo dije: -Puedo- Entonces algo como una sonrisa resbaló en aquello que una vez había sido su rostro…

(Joder, sí joder que palabras más bonitas que no sé  cómo me recuerdan a otro gran poeta, en este caso el argentino Juan Gelman, el poeta del dolor, el silencio, la distancia, o lo que es lo mismo el destierro, que es el mayor de los dolores, alejarte de lo que quieres, de lo que amas.)

Ediciones Nevsky

   El acmeísmo surgió en respuesta al simbolismo ruso (1911), y fue formado por Gumiliov, Gorodotski, Mandelshton y la misma Ajmátova. Reemplazaban el hermetismo, el uso de tanta polisemia, (yo ya estaría fuera, porque a mí me encanta jugar con las palabras,) la ambigüedad y el misticismo en el lenguaje. Se le denomina también neoclasicismo. (Ajmátova fue una gran lectora de los clásicos.) Se agruparon en torno al “Gremio de Poetas” y la revista “Apollón”.



La imagen es cortesía de el diario "El Mundo"






jueves, 9 de febrero de 2017

El Golem





Ficha técnica: (breve)

Autor: Gustav Meynrik
Título: El Golem
Título original: Der Golem
Lectura: Ebook 

   Gustav Meynrik fue un escritor austríaco que fue conocido por su primera novela, El Golem (1915) un clásico de la literatura fantástica del S. XX. El Golem es un ser creado artificialmente por un cabalista.

   En esta novela se ofrece una visión simbólica de este personaje legendario perteneciente al folclore judío, que a su juicio encarna la potencia oculta (monstruosa desde su punto de vista e informe porque aún está o sigue dormida), que anida en el inconsciente de todo ser humano, y en este caso de todos aquellos judíos que viven en el guetto de Praga. (Menudo rollazo)




“Vuelve a despertarse en mí la leyenda del Golem espectral, de ese hombre artificial que hace tiempo construyera de materia, aquí en el ghetto un rabino conocedor de la Cábala, quien lo convirtió en un ser autómata y sin pensamiento, al situar tras sus dientes una mágica cifra numérica”.

  Sus novelas posteriores desarrollan la misma fórmula: Material tradicional que procede del folclore europeo, que el reinterpreta desde su perspectiva simbolista y esotérica, que está influida por la alquimia y la misma cábala, algo que se puede observar muy bien en esta novela de El Golem.

       
“Dos sendas corren paralelas: el camino de la vida y el camino de la muerte. Tú has tomado y leído el libro de Ibbur. Tu alma se ha preñado del espíritu de la vida…


   Sigue el modelo de la donna angelicata de Petrarca, Ofelia y la niña muerte de Poe (todos o casi todos siguen el mismo patrón), pues toca temas como el sueño, (me recuerda a alguien en particular, a quien no voy a mencionar), ese sueño que lo transporta a otra dimensión de lo real, el doble y sobre todo su amada, esa amada idealizada. (Miriam en este caso.)



“Nunca lo he visto así. Por cierto para nosotras, las chicas judías, “El viento tibio de la primavera” está ya controlado, como ya sabe, por nuestros padres, y no podemos más que obedecer. Y por supuesto, lo hacemos. Está en nuestra sangre…”

   El Golem tan nombrado en la obra tiene un gran significado, incluido nuestros días, que es ni más ni menos que la personificación del autómata creado por la sociedad moderna, es decir un auténtico Prometeo. Este Golem (Prometeo) crea en el ser humano, en la sociedad moderna, y sobre todo en las empresas, en esas grandes corporaciones y multinacionales el llamado “síndrome del reloj”, el actuar como un robot para que todo salga a la perfección, lo que ha creado otro ser muy particular que lo podíamos denominar de una forma familiar el “síndrome de Homer Simpson”, donde actuaríamos de la forma contrario, haciendo lo que no quieren que hagamos, es decir un Epimeteo de la antigüedad, (aquellas personas que suelen reflexionar las cosas más tarde), mientras que El Golem realiza la parte asignada contra su propia voluntad, y con un rigor digamos que atroz.

   En los numerosos personajes que aparecen en sus obras podemos distinguir los rasgos de sus progenitores, como son los ancianos nobles con sus hábitos ridículos, y actrices fracasadas.


Leonore, "la niña muerte de Poe"por Roman Dirge

   La vida, el entorno de Athanassius Pernath es un sueño incomprensible, que es movida extrañamente desde su interior por El Golem, (y aquí empieza el lío para el lector, por lo menos así me lo aparecido a mí), que influye de muchas maneras en él, y en su ambiente, donde toda la trama es complicada. Me ha resultado bastante difícil de comprender, en especial a Pernath con ese carácter tan peculiar…

“En cierta ocasión oí decir a mi padre que el mundo está aquí para que nosotros lo imaginemos roto, que es entonces cuando empieza la vida”.

  Personalmente he de decir que su lectura resultó farragosa, complicada, bastante pesada y a veces insufrible de verdad. Hubo ocasiones durante su lectura que a mi mente venía el estribillo de una famosilla canción de primeros de los años noventa del pasado siglo, que decía más o menos así: “No sé de dónde vengo, no sé a dónde voy, no sé cómo me llamo, ni que día es hoy…” En resumidas cuentas, y no quiero contradecirme, puedo entender su significado pero… ¿Qué pasa con el contexto?

“Quien ha sido despertado ya no puede morir. Sueño y muerte es lo mismo”.






Post Scriptum:

   Hay personajes con muchos matices y otros se quedan cortos. En fin, como dije en la anterior entrada, son ellos los que escogen su destino, su propio camino, y hay cosas que muchas veces nos pueden resultar incomprensibles, pero esta vez los personajes “no me han hablado, no me han comunicado nada, no han querido saber nada conmigo”. Para amantes del género.
      


domingo, 5 de febrero de 2017

La vida es puro teatro


querevientenlosartistas


   Habéis leído bien, la vida es un puro teatro, con múltiples intérpretes e interpretaciones, cada una de ellas con un matíz bien distinto, bien diferente, que te pueden gustar más o menos. Por tanto para que no haya lugar a malas interpretaciones, (que las habrá) para eso el ser humano es elástico, plástico y moldeable paso a detallar cuales son las premisas, las normas que yo sigo para reseñar un libro:

1.  Siempre he tenido muy claro desde aquellos tiempos inmemoriales en que no levantaba un palmo del suelo que”es el libro quien escoge al lector” nunca al contrario, aunque a ciertas personas (autores) les pese.

2.  Si te regalan un libro y en unas semanas no lo lees, tiene muchas probabilidades de quedarse dormido en las estanterías de tú orgullosa librería, es decir que pase a formar parte “del rincón de los libros olvidados” por siempre jamás.



3.  Se lo que cuesta escribir un libro, el sudor de intentar sacar hacia adelante un capítulo, y tardar hasta casi tres semanas en montar un una escena que al final guste.

4.  El que por la noche te visiten tus personajes para pedirte más protagonismo, para pedirte otra aventura, más acción, para decirte que tipo de final quieren, porque son ellos los que deciden, no el autor ni el lector. Ellos y solo ellos te dirán que es lo que quieren.

5.  Cuando pones un manuscrito a “barbecho” es él quien te pide salir del fondo del cajón para tomar renovados bríos, esa vida nueva que te hará terminarlo de una puñetera vez, y dejarte por fin satisfecho y descansado.

6.  Y es el al igual que los personajes quien decide cuando está acabado, terminado.

7.  Una famosa escritora mexicana decía que para ella un libro está terminado cuando “por fin deja de escuchar voces”, lo mismo me pasa a mí. Dejo de oírlas y puedo poner esas tres letras que muchas veces resultan imposilbles FIN.
  Siguiendo estas premisas que os he contado, marco las pautas para reseñar los libros que voy leyendo. Si un narrador no me gustaba, no conseguía terminar de leerlo o su historia no me llenaba, “aparco” el libro, lo intentaré en una segunda oportunidad. Hay miles de libros para disfrutar y poco tiempo de lectura, uno no debe de perder el tiempo. Si esto ocurría en la segunda oportunidad el libro era “castigado” por decirlo de alguna manera al “rincón de los libros olvidados” , un lugar asignado en una esquina del blog, pero eso hace bastante tiempo que dejé de hacerlo. Ahora simplemente los ignoro, pero jamás dije que eran malos o recomendaba no leerlos, no me puedo saltar las normas, las reglas que tengo asignadas.
       
   Quiero aclarar una cosa, he hecho tres excepciones que paso a relatar: Una fue con el cómic de Guy Delisle “Crónicas Birmanas”, y fue por utilizar la expresión “mongólicos” al describir a una adolescente supongo que con Sindrome de Down o en su defecto discapacitado intelectual, lo que consideré de muy mal gusto, no sé si por su parte o por la del traductor, algo que la editorial tuvo que haber tenido en cuenta, y así lo dije en su tiempo.





   La segunda ocasión vino con el libro de Chuck Palahniuk “Snuff”, que me pareció soez, vulgar y fuera de lugar, por mucha aceptación que tuviera tal lectura, dándome igual que me tacharan de pacato, ¡me da igual!





   La tercera y última vino con la ocasión de mis diferencias con el diario francés “Le Monde”, donde fui censurado en sus redes sociales y en su redacción por defender a mi país, a mi cultura y al honorable y gran idioma español (aunque les pese, defendiendo la libertad de expresión que todo ciudadano libre de este mundo tiene.) Así lo hice constar dando la cara y enviándoles dos hermosas cartas mostrando cual era mi parecer al respecto.


(No pienso poner ninguna imagen relacionada con Le Mond; "es por principios".)

  Lo mejor es para el final. “Jamás de los jamases he criticado a un escritor por sus ideas políticas, morales, sexuales, religiosas o políticas, ni cuando le han dado un premio, poniéndole verde porque es de ¿derechas? Eso es caer muy bajo. La literatura para mí es sagrada, lo importante es que uno aprenda de todos y cada uno de los autores que lee, sin importarle su procedencia, tan solo que te llene lo que escribe, y dejaros de tantas zarandajas.

   No pongas un “like” por cojones para ser como la mayoría y que no te digan nada porque piensas lo contrario, y dale al NO si lo crees oportuno. Como escritor pobre y humilde que soy intento ser yo mismo, contento de mi plasticidad humana, diciendo las cosas como las siento, sin ofender, no al revés por miedo al qué dirán y si fuera un autor reconocido por miedo a que no me lean:

“Es verdad que la misión principal de un libro es el ser leído, pero también vendido, para eso las editoriales arriesgan sus buenos dineros contigo, al igual que tus leales lectores”. ¡Se siempre tu mismo cojona!, y no vendas tus ideas y tus convicciones. Ellas son igual de importantes como las del resto del mundo.


taringa.net

Post Scriptum:

Que si coño que sí, que fui a esa maldita boda, “la novia iba guapa y radiante”, y la madrina, ¿qué me comentáis respecto a la madrina? Iba espectacular haciendo juego con la hermosa desposada, que disfrutaba gozosa de esos momentos tan importantes de su vida…